Precandidatura. Candidatura. Sigo para adelante.

Me preguntan todos los días por qué lo mío es precandidatura y no candidatura a la Alcaldía por el Partido Verde.  Hace unos minutos, hoy mismo mientras escribía sobre otro tema para este blog, lo preguntaron desde Argentina, periodistas de Página 12 (les recomiendo ese periódico) pues querían publicar que la mía es la candidatura oficial del Partido Verde en Medellín y les dije que no, que hoy soy precandidato, que hay que esperar hasta el 31 de marzo para ver qué decisión toma el Partido.  Por cierto, muy especial que allá estén interesados por lo que pasa en nuestra política local.

Soy precandidato, no candidato.  Las precandidaturas son personales, las candidaturas son de partido.  Mi decisión, anunciada el 16 de noviembre de 2010, fue lanzarme a la Alcaldía de Medellín por el Partido Verde.  Desde ese día soy precandidato.  La primera regla de juego del PV decía que había inscripciones de precandidaturas hasta el 31 de enero de este año.  8 días antes, en reunión de la Dirección Nacional del Partido Verde en Barranquilla, movieron esas fechas para todo el país, al 31 de marzo.  Bueno, no para todo el país: mantuvieron el 31 de enero como fecha límite en Bogotá y ya hay candidato oficial a la Alcaldía allí, un excelente candidato: Enrique Peñalosa.  Y él cuenta con el apoyo de toda la directiva nacional.

El 24 de enero hice una carta al Partido Verde: ¿Quiere el PV tener candidatura propia a la Alcaldía de Medellín?  Hice esa pregunta porque algunas veces queda la sensación de una tremenda ambigüedad e indecisión, que se mueve entre el derrotismo de algunas personas (“no es posible ganar la alcaldía nuevamente”) y los rumores insistentes de una posible alianza con el Partido Liberal para trabajar la fórmula Sergio Fajardo a la Gobernación y Aníbal Gaviria a la Alcaldía.  Mi pregunta desató reuniones y posiciones.  Una buena parte de la Junta del Partido Verde en Antioquia respondió que sí debe haber candidatura propia.  Algunos dicen que debe hacerse esa alianza.  Otros aseguran que ya está hecha pero no se ha anunciado.

Después de escuchar a unos y a otras, yo anuncié que sigo de precandidato a pesar de las incertidumbres políticas y asumiendo los retos que ese debate interno plantea.  Y mis razones para seguir como precandidato se resumen así:

  1. Durante 10 años construimos un movimiento cívico, Compromiso Ciudadano.  Con CC, y con el apoyo de la ASI, ganamos dos veces la Alcaldía de Medellín, triunfo que significó la oportunidad política de transformar esta ciudad y de poner en evidencia que la política puede ser puesta al servicio de lo público y no de los intereses privados.  Y con Compromiso Ciudadano ayudamos a que el Partido Verde, con Antanas Mockus, llegara a la segunda vuelta en las elecciones presidenciales de 2010 y se convirtiera en la votación más alta de cualquier partido independiente en la historia del país.  Y ayudamos a crear la Ola Verde, el principal fenómeno político de los últimos años.
  2. Hoy hacemos parte del Partido Verde, partido que quiere ser una nueva forma de hacer política y de hacer gobierno.  El Verde puede ser el partido de la transformación local y de la transformación nacional, si somos capaces de consolidarlo, de hacerlo modelo de democracia interna, de volverlo experiencia pedagógica permanente, de volverlo escuela de buen gobierno, y si logramos que quienes salgan elegidos por el Partido Verde sean las y los mejores gobernantes y concejales y diputados y congresistas del país.
  3. Estoy convencido que el Partido Verde debe tener candidatura propia a la Alcaldía de Medellín: no llegamos hasta acá para perder el partido (literalmente) por W.  Tenemos que presentarnos a la cancha y jugar nuestro mejor partido, en una contienda electoral abierta, seria, en la que se debatan los grandes problemas de Medellín y en la que pongamos sobre la mesa nuestras mejores e innovadoras propuestas.
  4. Hoy tenemos 7 años y dos meses más de experiencia y de conocimientos que cuando empezamos a gobernar, en enero de 2004.  Podemos hacerlo mejor.  Tenemos mas gente preparada en lo público: ese batallón de jóvenes profesionales que ha hecho de su paso por la Alcaldía un elemento diferenciador de la gestión pública, con ganas, con compromisos, con sueños, con experimentación, con profesionalismo, con enormes y excelentes resultados, que son los que esta ciudad muestra cada día en sus calles, en sus barrios.
  5. Los resultados de Medellín son nuestra mejor carta de campaña: no somos una isla encantada en medio de un país en conflicto pero somos modelo nacional e internacional.  Hemos logrado diseñar y ejecutar programas de alto contenido social que están contribuyendo a la superación de décadas de exclusión e inequidad.  Hemos hecho de lo público un factor de inclusión y de equidad.
  6. Tenemos un imperativo ético y político: presentarnos a las elecciones.  Mucha gente que ha creído en lo que somos y representamos espera que lo hagamos.  Lo contrario, entregarnos (o negociar, o aliarnos) a un partido político tradicional, desengañaría a mucha gente que nos ve como una fuerza renovadora de las viejas costumbres políticas.

En fin.  Quedó larga esta Nota desde Medellín.  Sigo de precandidato a la Alcaldía.  Espero que el 1 de abril el Partido Verde me designe como Candidato (no se vislumbra que alguien más se inscriba).  Me emociona la tarea de construir colectivamente el mejor Programa de Gobierno, escuchando a todos los sectores sociales.  Me emociona presentarme en la fórmula Fajardo Gobernación + Melguizo Alcaldía.  Creo que tenemos grandes retos a partir de lo que ya hemos hecho.  Y creo que tenemos la posibilidad y la oportunidad de seguir transformando esta compleja y maravillosa Medellín.

Jorge Melguizo

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Medellín, Partido Verde, Política, Precandidatura

6 Respuestas a “Precandidatura. Candidatura. Sigo para adelante.

  1. andres cardona

    Jorge, líderes claros y activos, es lo que le hace falta al Partido Verde, para seguir consolidando este movimiento de jóvenes a nivel nacional y mundial, que quieren cambiar las condiciones de vida y de gobierno. Me alegra que usted tome la iniciativa y deje el derrotismo. Cuente conmigo y sé que con mi familia, para llevar a cabo este proyecto. No podemos devolverle esta hermosa ciudad y su presupuesto a los poderes voraces tradicionales. Adelante.

  2. Pingback: Tweets that mention Precandidatura. Candidatura. Sigo para adelante. | Notas desde Medellín -- Topsy.com

  3. Que bueno ver el rostro de un precandidato que no está contaminado por antecedentes de porcentajes en las contrataciones, que no es motivo de investigación por paramilitarismo, que no se la juega con dobleces apoyando organizaciones al margen de la ley, que no es motivo de escándolos por atentar contra la moral, que enarbola en todo momento la defensa y protección de los derechos humanos, que no es clientelista ni vende su alma ni su conciencia, que tiene la malicia necesaria para saber quien le miente y sobre todo que siente una responsabilidad muy grande para gastar sus energias para ver una ciudad más digna, más incluyente, más igual, menos pobre y puesta a disposición de toda la ciudadanía y no de unos pocos. No es un Dios, pero…ese es Melguizo

  4. Jorge, es importante arriesgarse y tomar la decisión de ser candidato. Esto de salir a la calle a hacerse contar y a conseguir votos es para valientes. Es importante que el Partido Verde tenga candidato a la alcaldía, lo mismo que mi partido, la ASI debe tener su candidato. Además, la posibilidad de una alianza con Anibal también debe estar en la agenda de los 2 partidos… Que sea la comunidad, las encuestas y el reflejo del trabajo de los precandidatos quien escoja el mejor camino para la Ciudad y el Departamento.

  5. Leonardo

    Las precandidaturas exigen valentía y responsabilidad para entender que en el camino nos podemos quedar por muchos factores, entre ellos el clientelismo y el cruce de favores. La valentía la tienen muchos desde hace mucho tiempo: por ejemplo ese “paisa berraco” que nos inventamos para esconder por la fuerza, la debilidad mental que nos inclina por una pericia social, o como es mejor conocida, a una viveza individual.

    La Medellín de los setenta y los ochentas nos asentó el imaginario del “berraco” o del “vivo” que por medios sencillos, logra lo que quiere; véase no más la mentalidad del dinero fácil que nos legó el narcotráfico. Ahora bien, la responsabilidad es la capacidad que determina al valiente y que lo prueba en su valentía. No sólo es lanzarse al ruedo; se trata también de responder por los actos que a diario realizamos. Por eso creo en tu valentía y consecuente responsabilidad para seguir la transformación de la ciudad que tanto anhelamos.

    Quedamos pues a la expectativa de una construcción conjunta, para no solamente convencer al desinteresado, sino también para presionar al incauto con el fin de que exija de sus gobernantes claridad, transparencia, efectividad y afectividad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s