Mantenernos en el camino de las grandes transformaciones

Me preguntan qué debe hacer Medellín para mantenerse en el camino de las grandes transformaciones urbanas, sociales, educativas y culturales.  Respondo que para ello debemos tener claro cuáles son los retos principales de quien gane la alcaldía en las elecciones de octubre 30 de este año:

–       Lograr que seamos una sociedad más equitativa, con menos brecha entre pobres y ricos, con equidad entre mujeres y hombres, esa debe ser la meta de toda la sociedad.  Mejorar la calidad de vida de la población más pobre nos hará una mejor ciudad.

–       Medellín, ciudad creativa y ciudad del conocimiento: debemos impulsar con más fuerza la innovación, la combinación de la educación con los clusters económicos, potenciar las industrias tecnológicas, hacer de la creación cultural la marca de la ciudad, y lograr que la gestión del conocimiento y la educación sean el gran proyecto colectivo de Medellín.

–       Pensar verde: Medellín tiene cómo llegar a ser modelo en gestión del medioambiente, en la relación de la ciudadanía con su entorno y en el cuidado y aprovechamiento de los recursos naturales, de la energía y del paisaje que tenemos.

–       Seguir haciendo de lo público garantía de oportunidades, inclusión y equidad.  Lo público debe ser lo mejor y de la mejor calidad y debe ser el punto de partida común para todas las personas: la educación pública debe ser la mejor. El espacio público debe ser el espacio de encuentro de la ciudadanía. Lo mejor de la cultura debe estar al acceso de toda la gente. El transporte público de Medellín es la gran estrategia para mejorar la movilidad. La calidad debe ser el sello de todos los programas y proyectos de la Alcaldía.

–       Fortalecer la sociedad civil: necesitamos una política pública de formación y educación ciudadana, y hacer proyectos innovadores para mejorar el trabajo de las organizaciones sociales y comunitarias.

–       Hacer de la transparencia, de la lucha contra la corrupción, una tarea colectiva: hemos avanzado mucho, no podemos volver atrás.  Debemos lograr que ningún contratista pague un peso de comisión y que se denuncien todos los hechos de corrupción.

–       Pasar de la inseguridad a la convivencia: las familias, las instituciones educativas, las empresas, las organizaciones comunitarias, las entidades públicas, debemos tener como norte principal en Medellín hacer de la convivencia el sello de nuestra ciudad.  Lo opuesto a la inseguridad es la convivencia.  Y es tarea de toda la sociedad.

–       Lograr el desarrollo sostenible de Medellín pero integrándonos más con la región metropolitana y con el resto de Antioquia: hemos sido muy centralistas y los problemas de Medellín no se resuelven solamente solucionándolos en Medellín.  El desarrollo regional es también responsabilidad de Medellín.

La síntesis de esos 8 retos es el resultado de escuchar, leer, analizar y conocer otros enfoques, muchos puntos de vista sobre lo que debemos priorizar en Medellín en los próximos 4 años.  En nuestra ciudad hay mucha gente pensándola desde diversas maneras de aproximarse a las contrastantes realidades de nuestros barrios. Hay un capital humano tremendo y tenemos ya una capacidad instalada que da cuenta de años de formación y de búsquedas de respuestas para nuestros grandes males. Nuestro capital social es en buena parte responsable de la acelerada transformación reciente de Medellín

Ya en otro momento he dicho que mis propuestas se pueden agrupar en tres palabras, que son las palabras con las que me gustaría que se definiera a Medellín en el futuro: equidad, inclusión y oportunidades.  Durante muchos años, las palabras con las que nos nombraron fueron violencia y narcotráfico.  Esas dos palabras siguen estando presentes, no hemos terminado de salir de ellas, pero el camino se va andando.  Y hoy las palabras con las que más se relaciona a Medellín son cambio, transformación, educación, cultura, urbanismo, bibliotecas.  Y hasta turismo es una palabra que empieza a definirnos: somos la tercera ciudad del país con mayor número de turistas al año, después de Cartagena y Bogotá, pero somos la ciudad del país que ocupa el primer lugar cuando le preguntan a los turistas adónde quieren regresar.  Y somos la ciudad del país en la que más días se quedan los turistas.  La gente viene, se amaña, vuelve y nos recomienda.  Medellín es una palabra que hoy suena a algo bueno en el mundo.

Los retos son, entonces, los nortes, los puntos de llegada.  Ser sinónimo de todo eso bueno es un buen reto. Pero el mayor reto es, por supuesto, que nosotros mismos, quienes vivimos en este pedacito de valle, entre montañas de hasta 3 mil metros, tengamos mejor calidad de vida.  Que haya menos pobreza, que haya más igualdad, que las oportunidades no sean privilegios ni favores sino eso, oportunidades y derechos.  Que nuestra ciudad sea vivible, habitable.  Todo eso lo podemos conseguir, ya demostramos que es posible avanzar de lo más profundo a una mejor ciudad.  Nos falta mucho, mucho, pero vamos por un buen camino.  Ese camino debe continuar.  Podemos avanzar sobre lo ya avanzado.

Ese es entonces el otro gran reto para Medellín: mantenernos en el camino de las grandes transformaciones sociales, educativas, urbanas y culturales.

Jorge Melguizo

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Medellín, Partido Verde, Política, Precandidatura, Programa de Gobierno

2 Respuestas a “Mantenernos en el camino de las grandes transformaciones

  1. Leonardo

    Construir ciudad, pensar ciudad.

    No se trata de politiquear para llegar a un primer cargo de importancia. Se trata de construir desde la diversidad, incluyendo en la historia a todo el mundo. Todos tenemos que ver en este cuento, por lo tanto la inclusión debería ser equitativamente.

    Nuestra tarea es tratar de leer entre líneas lo que exponen los candidatos. No he podido leer a la mayoría, pues no escriben una columna ni porque les paguen, o mejor dicho… pagan en caso de necesitar una columna de opinión: no se ven reflejados sino en lo que dicen por su boca, y ese sería un pronóstico importante para tomar nuestra decisión final.

    La invitación es poder encontrar las huellas de una buena forma de administrar ciudad y que no se circunscriba al clientelismo. Quien intercambia votos por favores, intercambia su pensamiento de acuerdo a la situación que le toque jugar… mejor dicho, se mimetiza, se esconde en su debilidad.

    Por ahora siento un amargo sabor en la boca; la del clientelismo que empieza a rondar en el estrado público y que toca las fibras del paisa vivo y berraco que nos hemos inventado: Es que yo soy un berraco!!!

    Pero todavía no lo hemos demostrado, ni lo tenemos que demostrar.

    Abajo la berraquera y viveza paisa. Arriba la cordura, el respeto por el otro, la honestidad política, el equilibrio social y la diversidad de pensamiento y actuación.

  2. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s