Crisis, una palabra en plural permanente

Hay angustia en España, desesperanza en Portugal, susto en Italia, desesperación en Grecia.  La crisis, que llegó de manos (las manos en los bolsillos…) de la banca privada, busca ahora solución en la misma banca privada.  Los gobiernos (mejor: los gobernantes) toman medidas para beneficiar a la banca privada. Asumen las pérdidas privadas, financiándolas con dineros públicos (en Colombia ya lo vivimos: el 4 x 1.000, para salvar entre todos a los bancos privados; ahora que esos mismos bancos dan utilidades –iba a decir “ingentes” pero sobra- esos bancos no devuelven lo que les dimos, entre todos, y mucho menos comparten sus ganancias).

Hay angustia en España.  Por primera vez parece confirmarse ese tremendo temor atávico de que los hijos vivirán peor que sus padres.  Tanto esfuerzo, tantos años, tantas hipotecas, tantos sacrificios familiares, tan apretadas las vidas, para ahora tener la casi certeza de que lo conseguido no alcanzará para que los hijos vivan una vida más tranquila que la de sus padres.

Funciona la democracia en España: hay alternancia entre los dos grandes partidos (en tamaño, porque ya se discute abiertamente eso de su “grandeza”), los partidos minoritarios tienen representación, las elecciones se hacen (y hasta se adelantan).  Pero no funciona el país, o al menos la economía está dejando de funcionar.  Los fracasos de hoy no parecen haberse advertido.  Se culpa a la quiebra en septiembre de 2008 de Lehman Brothers, en Estados Unidos, de esta crisis profunda en España y en Europa.

La incertidumbre en los pequeños pueblos españoles –esos extraños y deliciosos pueblos, donde casi nada ocurre además de lo cotidiano- jamás supo de Lehman Brothers, ni de la Bolsa de New York, y ni siquiera del euro: lo usan, como moneda, pero siguen hablando y pensando en pesetas.  Su economía es –era- otra.  El único sobresalto económico venía dado, si acaso, por la lotería de Navidad, esa especie de fiesta patria colectiva que une a España como nación, casi su único momento en que es nación pues la expectativa y los resultados se viven más allá de feudos y territorios y nacionalismos trasnochados (todo nacionalismo, en épocas como ésta, me parece trasnochado: es decir, fuera de horario, descompensado, inútil, absurdo, pendejo).

Hay varias crisis en España, no solo la económica (por algo, crisis es una palabra en plural permanente). Hay crisis del alma, hay crisis de confianza, hay crisis de esperanza, hay crisis de certidumbres.  Y, por primera vez en años, empiezan a aflorar las preguntas más que las respuestas.  A una sociedad que se había acostumbrado a no preguntarse ni a preguntar, las desconfianzas, las desesperanzas, las incertidumbres comienzan a llenarla de preguntas.

Eso es lo bueno de las crisis.  Nos devuelven a lo que somos.  Nos ponen frente al espejo, frente a los espejos, frente a nosotros mismos.  Siempre viene bien intentar averiguar qué es lo que vemos, qué es lo que somos, qué es lo que debemos y podemos ser.  De las crisis han surgido las mejores preguntas.  Y algunas veces, también, las mejores respuestas.

Jorge Melguizo

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “Crisis, una palabra en plural permanente

  1. john mejia

    CRISIS…. OPORTUNIDAD
    Dos caras de una misma moneda.La crisis nos sacude ,nos transforma, no enfrenta a nuestra propia realidad.Nos cambia gustenos o no.
    Quizas nos falta mas crisis, para sacudirnos, para despertarnos de esta somnolienta apatia colectiva… Estoy en la linea de su liderazgo. Apuntando certeramente, a dar en el blanco . No hay mucho tiempo por delante, es momento de formar los actores para que aprendamos a re- FUNDAR la MATRIA. de la patria ya no queda casi nada

  2. Leonardo

    Cada final de año es buen momento para pensar las crisis y las bondades de la historia presente. Es muy complejo, tal como lo enuncia Jorge Melguizo, acostumbrarse a las certeras respuestas, cuando se deja de lado algo tan importante como el tratamiento adecuado de las incertidumbres y las preguntas; la capacidad de asombro, de inquietud y de búsqueda de nuevas formas de pensar y hacer. La certidumbre puede conducir a un estado psicológico en el que priman las garantías y se pasa del esfuerzo de la supervivencia, a la quietud que nos da el statu quo. Ahora bien, ¿cuál es la relación entre la crisis (en todos sus sentidos) y la superación de los nacionalismos trasnochados? Podemos encontrar una discusión interesante en el libro Comunidades Imaginadas de Benedict Anderson. Esos nacionalismos ilusorios y líneas imaginarias y fronterizas que fuimos construyendo, o más bien, que pocos construyeron y a muchos nos lo hicieron creer en la familia, la escuela y también en la academia. Muchos inventos, así como las tradiciones, explican de manera amplia cómo nos acostumbramos a las certezas y poco a las crisis y a sus resoluciones.

  3. Mi querido Jorge: Sabiendo que el dinero (acá decimos guita) es el vinculo social de valoración patrimonial y con esto la interpretación los imperios que fomentaron, quedando en los más bruscos y sin sentido de, quien más plata tiene más social es. La acumulación del capital se sostuvo sobre los desplazamientos sociales. Una idea de intercambio cultural termina siendo por excelencia el precio de las vidas humanas. Cierto es que la crisis les tocó a los países de descarte europeo, en donde encontró el refugio el despotismo después de cansarse de saquear y esclavizar a nuestra América amada.
    La miseria es el rostro de la muerte del genocidio de los poderes centrales económicos, bajo la figura del sistema económico, se manipula, se fomenta la mayor de las prularilades el abandono que se registra en singular y afecta a la mayor cantidad de seres.
    Dejo acá mi comentario tardío (aunque para las crisis no lo son), para no recargar más las tintas en la injusticia social que vivimos a diario. Pero estamos orgullosos que no naturalizamos el desplazamiento y la desidia de los usureros bancarios; titulo innoble si es que los hay.
    Christian Bienaimé Mar del Plata (Arg.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s