Educación y cultura para reinventar una ciudad

Medellín se reinventó desde la educación y desde la cultura[i]: esas dos son sus apuestas principales desde 2004 y los resultados son evidentes.  Pasó de ser la ciudad más violenta del mundo (y una de las más estigmatizadas) a ser una ciudad que, aún en medio de múltiples violencias de ciudad y de país, se ha convertido en un laboratorio social de referencia mundial.

En 2004, la alcaldía –ganada en ese entonces por un movimiento ciudadano por fuera de los partidos políticos tradicionales- tomó la decisión de poner el 40% del presupuesto municipal en proyectos educativos y el 5% del presupuesto municipal en proyectos culturales.   Esa decisión política, mantenida durante 8 años, se convirtió en la principal jalonadora de proyectos privados (de empresas y de universidades) y en la gran aglutinadora de un esfuerzo colectivo, ciudadano, que ha logrado hacer de la transformación de Medellín una causa común.

El 79% de los y las estudiantes de primaria (grados 1º a 5º) y secundaria (grados 6º a 11º) van a colegios públicos en Medellín.  Esa cifra era una de las debilidades mayores de Medellín pues la educación pública, que hace 40 años era la mejor, hoy es de mala o regular calidad en Colombia.  Ninguno de los dirigentes privados y seguramente muy pocos de los dirigentes públicos llevan a sus hijos a la educación pública en Colombia.  Sin embargo, la Alcaldía vio en esa cifra la gran oportunidad de transformación estructural de la ciudad y de la ciudadanía: con una política pública decididamente favorable a la educación pública y convocando a otros sectores para hacer de la educación pública una marca de calidad, lograríamos impactar a cuatro quintas partes de la población infantil y juvenil de Medellín.  Y eso es lo que se ha hecho: una gran inversión en mejoramiento de infraestructuras (los mejores edificios de la ciudad, los que visitan con orgullo y admiración sus habitantes y los turistas, son hoy edificios públicos: colegios y centros culturales) y un gran proyecto de calidad educativa (el 55% de todos los colegios públicos de Colombia que tienen certificado de calidad están hoy en Medellín, una ciudad de 2.3 millones de habitantes en un país de 44 millones).  Y más: una ampliación de la oferta educativa de calidad en la base y en la cúspide de la pirámide.  En la base, con un programa municipal de Jardines Infantiles en los barrios más pobres. Y en la cúspide, con varios programas que facilitan el acceso de la juventud más pobre de Medellín a cualquier universidad pública o privada y con el mejoramiento integral de 3 universidades públicas municipales.

La cultura es también hoy una de las marcas internacionales de Medellín.  Muy pocas ciudades dedican el 5% de su presupuesto a cultura.  Pero la clave no está solo en los montos que se manejan (Medellín invierte más dinero en cultura que el Ministerio de Cultura para todo el país) sino en la destinación que se les da: la cultura como derecho y el derecho a la cultura.  Una gran inversión en “ingeniería” cultural (plan de desarrollo cultural a 10 años –de la mano de Agenda 21 y con el Ayuntamiento de Barcelona como apoyo- , sistema municipal de cultura y grandes equipamientos en los barrios de menor desarrollo humano, entre ellos los 10 Parques Bibliotecas que son ya mundialmente conocidos) y una gran inversión en “jardinería”[ii] cultural: entrada libre a museos y eventos, becas a la creación, formación artística para niños, niñas y jóvenes, memoria y patrimonio, casas de la cultura, circulación cultural, festivales de todo tipo y reconocimiento y apoyo de la cultura viva comunitaria, esa que se hace todos los días, todos los años, en los barrios de nuestras ciudades y que ha trabajado sin el Estado, a pesar de el Estado o contra el Estado).  La cultura nos ha ayudado a descubrirnos como ciudad, a entendernos en diferentes dimensiones, a reconocernos frente al conflicto armado de años y años y a encontrar y a buscar –fundamentalmente eso, a buscar- todo tipo de soluciones culturales para nuestros grandes problemas.

La educación y la cultura son marcas hoy en Medellín.  Y son hoy marcas de Medellín.  Medellín es reconocida hoy, más que por sus violencias, por sus proyectos educativos y culturales.  Hemos reinventado a Medellín con educación y con cultura.  Esta ciudad no solo ha cambiado de piel: también está cambiando su alma. Hemos demostrado que es posible. Y decimos: Si en Medellín ha sido posible, en cualquier lugar es posible.


[i] Este artículo lo escribí inicialmente para su publicación en el blog de Educación del Ayuntamiento de Barcelona (http://bloc.edubcn.cat/) .  También fue publicado por el diario Página 12, de Argentina, el 22 de enero de 2012 (http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/17-24149-2012-01-22.html)

[ii] Una tarde noche de junio de 2011, en el Palacio de la Virreina en Barcelona, en el despacho de Jordi Martí, hasta esa semana Consejero de Cultura del Ayuntamiento, hablamos de estos dos conceptos: ingeniería y jardinería cultural.  Desde ese momento uso esta doble expresión para referirme a lo macro y a lo micro, a las infraestructuras y estructuras formales y a los contenidos y al trabajo diario en la cultura.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Medellín

6 Respuestas a “Educación y cultura para reinventar una ciudad

  1. john mejia

    Un ciudadano que dejo plan de acciòn dentro de la administraciòn Publica, mostrò un camino que lleva a un lugar Amable, …

  2. Hay una cosa que me gusta mucho del texto y es la manera como la invención recibe una “vuelta de tuerca” y genera una nueva invención; en palabras de Jorge y modificadas por mí, una re-invención. Me refiero al caso de la violencia, por un lado, y al caso sociocultural y educativo por el otro. No hay que ser historiador para comprender que la violencia nació en otro lado y en otro tiempo, cuando Medellín ni siquiera estaba en proceso de formación. La violencia como método practicado para lograr el dominio por la fuerza, es un caso que se visualiza desde hace miles de años en trozos de piedra o de papel.

    Hace ya mucho tiempo se tomaron Las Américas como justificación de la extracción de almas y detrás de ello, los metales preciosos y los recursos naturales. Pero ese es otro cuento que está un poco más lejano a la cruda realidad que vivió el país en la época de la República, pasando por las guerras civiles del siglo XIX y las guerras cocaleras y aceiteras que se libran en la actualidad.

    Sin embargo, la capacidad de re-inventar una realidad alejada de sus formas más bárbaras como la del dominio por la fuerza, sí la tuvo el círculo académico que asumió el poder en los últimos ocho años en Medellín. Con todo y los desfases que siempre suelen ocurrir, la construcción de esta nueva realidad no fue un cuento desde la retórica, sino que se tradujo en acciones concretas. Ahora bien. ¿Qué destaco del texto de Jorge? Pues la capacidad para entender que esta re-invención de la realidad no trataba de una simple yuxtaposición de la frase típica y desgastada de los últimos años: el que empuña un instrumento, jamás empuñará un arma.

    Su posición es muy clara y no ignora la capacidad de re-invención que también ha fortalecido a la misma violencia. Caso por ejemplo, cuando reconoce que Medellín “[…] pasó de ser la ciudad más violenta del mundo (y una de las más estigmatizadas) a ser una ciudad que, aún en medio de múltiples violencias de ciudad y de país, se ha convertido en un laboratorio social de referencia mundial”.

    Interesante fragmento que no yuxtapone los instrumentos musicales o en este caso, los nuevos jardines y colegios de calidad, como indicador de reducción de la tasa de homicidios, sino que reconoce el recrudecimiento del conflicto por causas que el propio instrumento musical no ha creado, y que le son ajenas. Lo que sí debemos reconocer es que la creación de procesos educativos y culturales ha posibilitado la formación de nuevos liderazgos de ciudad. A la vuelta de unos pocos años esto posiblemente permitirá enfrentar las condiciones del conflicto y establecer soluciones posibles para el cese de la violencia.

    Por ahora creo firmemente que los instrumentos no se yuxtaponen a la las armas, porque éstas últimas no tienen capacidad de diálogo: o te matan o te dejan vivo, pero no permiten intenciones medias. En cambio el instrumento musical o el formativo (como los jardines de calidad y los nuevos colegios), sí te permiten dialogar. El instrumento musical te permite interpretar, hacer efectos, crescendos, diminuendos, tocar notas más graves o más agudas. Hay que tener en cuenta que solamente dialogamos cuando hay capacidad e intenciones de diálogo. Por lo tanto, no hay parangón posible para sentar al instrumento musical en el mismo puesto de las armas con una simple frase de cajón.

    Me gusta entonces el texto que escribió Jorge Melguizo porque declara la re-invención como método. No con el fin de yuxtaponer y quitar de un manotazo la realidad que aún nos pesa sobre la espalda, sino por la forma sutil de contarnos los recovecos de la ciudad. En suma, es un relato para re-inventarnos a Medellín a partir de los medios que proporciona la Educación y la Cultura.

    • Jorge, francamente no pretendo hacer un comentario extenso, mis palabras son sencillas y básicamente quiero decirte, que admiro tus publicaciones pero sobre todo, la perspectiva con que miras y describes cada detalle, estamos de acuerdo, Medellín se reinventó desde la educación y la cultura. Entonces hoy es muy diferente a lo que fue ayer. Es mucho mejor.
      Felicidades por este espacio.

  3. Jorge, francamente no pretendo hacer un comentario extenso, mis palabras son sencillas y básicamente quiero decirte, que admiro tus publicaciones pero sobre todo, la perspectiva con que miras y describes cada detalle. Estamos de acuerdo, Medellín se reinventó desde la educación y la cultura. Entonces hoy es muy diferente a lo que fue ayer. Es mucho mejor.
    Felicidades por este espacio.

  4. damian janza

    hola jorge…mi nombre es Damián de Quilmes buenos Aires…nos conocimos el año pasado en la casa de la Cultura de Quilmes….quiero saber como ponerme en contacto con usted..desde ya muchas gracias y le mando un cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s