Archivo de la categoría: Uncategorized

Túnel Verde, Metroplús, Construcción de Ciudadanía, Política

Hace muchos días no escribo en mi blog. Descuido, pero también que la red Twitter me enganchó y escribo más en pocos caracteres que en columnas. O también: más que escribir a mi lo que me gusta es leer: se lee a otros, no a uno mismo, y eso siempre será una ganancia. Hoy vuelvo a colgar unas notas en el blog para esos 4 asuntos del título.

El túnel verde son 2 kilómetros de un bosque urbano en una de las avenidas norte sur en Envigado y Medellín, que está siendo talado parcialmente para construir un nuevo tramo de Metroplús, que es un sistema de buses articulados que circulan por carril exclusivo. Hace unas semanas inició una protesta en redes sociales, especialmente en Twitter, y hace 15 días esa protesta se volvió física, con 2 marchas numerosas (22 y 29 de junio), extrañas en un contexto de ciudad (y de ciudadanía) nada propenso a las manifestaciones públicas y, menos, a las reacciones contra proyectos públicos.

No soy optimista: creo que Metroplús y la Alcaldía de Envigado continuarán con el proyecto tal cual está definido y que no se salvará el túnel verde, un patrimonio paisajístico y ambiental. Sin embargo, ya quienes protestamos –especialmente esa buena cantidad de jóvenes que acampan al lado de los árboles desde hace 2 semanas- podemos mostrar varios resultados: de casi 300 árboles que inicialmente se iban a talar en los primeros 900 metros del túnel verde, se pasó a 132 (y se pregunta uno: ¿por qué la protesta logró eso? ¿no estaba la tala definida desde un inicio por estudios técnicos?); de la reposición de 3 árboles por cada árbol talado se pasó a 15, así que en vez de 500 árboles nuevos se plantarán 2.000 (¿y por qué antes no se había pensando en ello?); de árboles nuevos de 2 metros en promedio se pasará a árboles nuevos, esos 2.000, de 3 y 4 metros (¿cumplirán?). Y del silencio ciudadano durante años –el proyecto se aprobó hace más de 6- se pasó a una importante movilización ciudadana, con casi 20 mil firmas físicas y más de 15 mil firmas virtuales, mas gente en la calle, mas amplia cobertura de medios de comunicación, y que seguramente irá más allá de este caso puntual.

Pero el debate no es solo por árboles: el debate principal es por las características del proyecto. Este nuevo tramo de Metroplús, que parece no tener reversa, es cuestionado desde muchos lugares por construirse de manera paralela (sur norte) y muy cercana a la línea principal del metro de Medellín (a máximo 400 metros, en el peor de los casos). Dicen quienes saben que los sistemas complementarios al metro deben ir en forma perpendicular y no paralela. El ejemplo ya lo tenemos en Medellín, con los metrocables, con el tranvía en construcción y con el propio Metroplús en su primera línea, pues la mayor parte de su recorrido lo hace perpendicularmente al metro, aportándole pasajeros y no quitándoselos.

También se cuestiona en el actual trazado que la obra no contemple la construcción de ciclo rutas en la Avenida El Poblado, y una evidencia de que no se piensa en las bicicletas es otro de los logros de la movilización ciudadana reciente pues Metroplús aceptó construir una estación para bicicletas… que debería ser no un triunfo coyuntural sino una pauta para todo el sistema de transporte masivo de Medellín.

Lo paradójico de este caso es que la construcción de ciudadanía se esté dando por reacción y oposición y no por sensibilización, motivación y participación motivada desde lo público. La tarea y reto de lo público –Alcaldía de Envigado, Concejo de Envigado, Metroplús, Alcaldía de Medellín, Concejo de Medellín- debería ser, en todo proyecto físico y social, la construcción de ciudadanía: la definición de mejores y mayores formas de participación social, el mejoramiento de las herramientas para una participación efectiva, la participación como esencia y no como método, el respeto por la participación (para algunas entidades públicas, la participación se reduce a una validación de lo que dicen, de lo que hacen, y todo lo que vaya en contra se asume como enfrentamiento). En una sociedad como la colombiana, se necesita construir más espacios de confrontación para superar los enfrentamientos: confrontación de ideas, de lógicas, de puntos de vista, de propuestas. Todo acuerdo es una cesión de ambas partes. El mejor acuerdo no es el que deja a alguien muy contento sino a las partes un poquitico bravas… pues han tenido que ceder ante la otra.

Y termino esta nota con la política. En facebook y en twitter algunas personas critican que yo haga parte de esta manifestación ciudadana, incluso se preguntan por qué he participado en las dos marchas realizadas. Y hasta se han atrevido a cuestionar a quienes han creado el Campamento Verde (@TúnelVerdeEnv) porque yo participo de estas actividades. Y, para esa crítica, dicen que estoy haciendo política y que nada dije sobre Metroplús cuando estuve en la Alcaldía de Medellín.

Trabajé 6 años en la Alcaldía de Medellín, de septiembre de 2004 a julio de 2010. Intenté ser candidato a la alcaldía, por el Partido Verde, y no lo logré. En este blog escribí bastante sobre eso. Me retiré del Partido Verde hace 2 años, el 21 de julio de 2011. También acá está escrito por qué. Y desde entonces me dedico a dar conferencias y a hacer consultorías en gestión pública, en cultura, en procesos sociales. Mi trabajo está casi todo por fuera del país. Vivo en Envigado desde diciembre de 2004. Y hago parte desde 2012 de un grupo de vecinos y vecinas que defendemos lo público en las Lomas de Cumbres y El Esmeraldal. Me sumé a la defensa del túnel verde por convicción y por derecho. Creo que se equivocan la Alcaldía de Envigado y Metroplús en el trazado del proyecto y en su relación con la comunidad. Y serán, ambas entidades y sus actuales dirigentes, responsables de las consecuencias urbanas, de movilidad, paisajísticas y ambientales. Veo el resultado de los tramos ya construidos de Metroplús, en Medellín y en Sabaneta, y creo que los errores son múltiples.

Y me encanta que esta “pequeña primavera envigadeña” se haya dado, porque es una manifestación de conciencia ciudadana, de reacción frente a una obra que no se comparte, de protesta pacífica (así Metroplús y la Alcaldía de Envigado respondan con el ESMAD). Un ejemplo concreto y esperanzador de construcción ciudadana. Y construir ciudadanía es un hecho político, profundamente político. Este país cambiará realmente cuando la ciudadanía haga de la política un ejercicio cotidiano, colectivo, para enfrentar a quienes han hecho de la política un ejercicio privado, de provecho personal.

Y cierro: defender el túnel verde y proponer un sistema de transporte masivo más racional, que es lo que ha hecho la comunidad de Envigado, es un hecho político tremendo pues se está defendiendo lo público. Que es, ni más ni menos, lo que se esperaría también de la Alcaldía de Envigado y de Metroplús y de la Alcaldía de Medellín y de los Concejos de ambas ciudades: una defensa de lo público.

Jorge Melguizo

2 comentarios

Archivado bajo Ciudadanía, Convivencia, Medellín, Política, Solidaridad, Uncategorized

Crisis, una palabra en plural permanente

Hay angustia en España, desesperanza en Portugal, susto en Italia, desesperación en Grecia.  La crisis, que llegó de manos (las manos en los bolsillos…) de la banca privada, busca ahora solución en la misma banca privada.  Los gobiernos (mejor: los gobernantes) toman medidas para beneficiar a la banca privada. Asumen las pérdidas privadas, financiándolas con dineros públicos (en Colombia ya lo vivimos: el 4 x 1.000, para salvar entre todos a los bancos privados; ahora que esos mismos bancos dan utilidades –iba a decir “ingentes” pero sobra- esos bancos no devuelven lo que les dimos, entre todos, y mucho menos comparten sus ganancias).

Hay angustia en España.  Por primera vez parece confirmarse ese tremendo temor atávico de que los hijos vivirán peor que sus padres.  Tanto esfuerzo, tantos años, tantas hipotecas, tantos sacrificios familiares, tan apretadas las vidas, para ahora tener la casi certeza de que lo conseguido no alcanzará para que los hijos vivan una vida más tranquila que la de sus padres.

Funciona la democracia en España: hay alternancia entre los dos grandes partidos (en tamaño, porque ya se discute abiertamente eso de su “grandeza”), los partidos minoritarios tienen representación, las elecciones se hacen (y hasta se adelantan).  Pero no funciona el país, o al menos la economía está dejando de funcionar.  Los fracasos de hoy no parecen haberse advertido.  Se culpa a la quiebra en septiembre de 2008 de Lehman Brothers, en Estados Unidos, de esta crisis profunda en España y en Europa.

La incertidumbre en los pequeños pueblos españoles –esos extraños y deliciosos pueblos, donde casi nada ocurre además de lo cotidiano- jamás supo de Lehman Brothers, ni de la Bolsa de New York, y ni siquiera del euro: lo usan, como moneda, pero siguen hablando y pensando en pesetas.  Su economía es –era- otra.  El único sobresalto económico venía dado, si acaso, por la lotería de Navidad, esa especie de fiesta patria colectiva que une a España como nación, casi su único momento en que es nación pues la expectativa y los resultados se viven más allá de feudos y territorios y nacionalismos trasnochados (todo nacionalismo, en épocas como ésta, me parece trasnochado: es decir, fuera de horario, descompensado, inútil, absurdo, pendejo).

Hay varias crisis en España, no solo la económica (por algo, crisis es una palabra en plural permanente). Hay crisis del alma, hay crisis de confianza, hay crisis de esperanza, hay crisis de certidumbres.  Y, por primera vez en años, empiezan a aflorar las preguntas más que las respuestas.  A una sociedad que se había acostumbrado a no preguntarse ni a preguntar, las desconfianzas, las desesperanzas, las incertidumbres comienzan a llenarla de preguntas.

Eso es lo bueno de las crisis.  Nos devuelven a lo que somos.  Nos ponen frente al espejo, frente a los espejos, frente a nosotros mismos.  Siempre viene bien intentar averiguar qué es lo que vemos, qué es lo que somos, qué es lo que debemos y podemos ser.  De las crisis han surgido las mejores preguntas.  Y algunas veces, también, las mejores respuestas.

Jorge Melguizo

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

14 claves para NO entender nuestra campaña política

  1. En Antioquia hay 4 candidatos a Gobernación: uno de La U que primero se postuló por el Partido Verde, otro del Polo, uno del Partido Conservador y uno del Partido Verde, al que él mismo calificó de partido “biche”.
  2. En Medellín hay 5 candidatos a la Alcaldía: uno de La U, uno del Polo, una de Mira, uno Liberal y otro por firmas porque ningún partido le quiso dar el aval aunque fue alcalde antes por el Partido Liberal y fue miembro de Cambio Radical. No hay ninguno de la ASI, que es el partido a nombre del cual un movimiento cívico, Compromiso Ciudadano, ganó las 2 últimas elecciones.  Ese movimiento ya no existe y sus miembros hoy hacen parte de la ASI o del Partido Verde, y algunos están también en otros partidos y apoyan otras candidaturas.
  3. El candidato del Partido Verde a la Gobernación tiene el apoyo de algunos de los partidos que siempre criticó y a los que enfrentó: del Partido Liberal (pero no de todos los de ese partido), del candidato del Partido Liberal a la alcaldía de Medellín, de algunos del partido conservador y de la ASI.   No lo apoyan los de La U, que sí se aliaron con el candidato del Partido Verde en Bogotá, partido que hace 3 meses se sumó a la Unidad Nacional, Unidad a la que el Partido Verde enfrentó y denunció (y de manera beligerante) en las elecciones presidenciales.
  4. El candidato del Partido Liberal a la Alcaldía de Medellín tiene el apoyo del Partido Verde (pero no de todos los de ese partido), del candidato Verde a la Gobernación, de algunos de La U, de algunos conservadores y de la ASI.
  5. El candidato de La U a la Alcaldía tiene el apoyo del ex presidente Uribe pero no lo tiene de algunas de las personas claves en su partido, ex ministros, ex embajadores, ex asesores presidenciales de La U, quienes apoyan al candidato Liberal, unos, y al candidato por firmas, otros.
  6. El candidato de La U a la Gobernación tiene el apoyo de unos que eran (o son) de la ASI y de otros que son (o eran) del Partido Verde. Y tiene en su equipo a personas que fueron candidatos al Concejo en 2007 por el movimiento Jóvenes Fajardistas y que fueron de Compromiso Ciudadano.
  7. El candidato del Partido Conservador a la Gobernación no tiene el apoyo de buena parte de la dirigencia conservadora en Antioquia aunque ganó una consulta interna y tiene la oposición decidida del mayor diario Conservador del país, que también le hizo oposición al actual alcalde (de la ASI), diario que ahora apoya al candidato Liberal a la alcaldía.
  8. El candidato que se inscribió por firmas a la Alcaldía de Medellín (y que, aunque suene a chiste malo, nació en el municipio de Cañasgordas) dice en su web que hizo los parques biblioteca y el parque Explora (que son obras del período de alcalde del candidato Verde a la gobernación) y dice que hizo también la Plaza Botero (obra del período de un alcalde conservador, accionista y ex director del diario Conservador, y quien hoy apoya al candidato Liberal a la alcaldía de Medellín).
  9. En la lista del Partido Verde al Concejo hay un candidato que dijo en su Twitter, ya siendo candidato Verde, que ya era hora de que ese partido dejara de gobernar en la alcaldía y que es bueno que después de 8 años de gobernar la gente tenga otras opciones.
  10. En la lista del Partido Verde al Concejo hay otro candidato que siempre trabajó con el candidato a la alcaldía de La U pero a última hora se inscribió por el Verde porque le hicieron una mala jugada y no lo aceptaron en la lista de La U al Concejo.
  11. Quien iba a ser candidato a la alcaldía del Partido Conservador (y con muchas opciones de ganar la alcaldía pues venía trabajándole a esa opción durante más de 8 años) a última hora dejó su partido, entró a La U para ser el candidato de ese partido y no lo eligieron y hoy nada se sabe de él.  Y su partido (o su ex partido), el Conservador, no tiene candidato a la alcaldía.
  12. El que quiso ser candidato del Partido Verde a la alcaldía y solo llegó (y eso!) a precandidato, no pudo entender (y ya no lo entendió) que el Partido Verde se pasara por la galleta todas sus propias reglas de selección de candidaturas y afirmara que Medellín no es prioridad para ese partido, después de gobernar desde 2004 con bastante éxito local, nacional e internacional esta compleja ciudad.  Y tampoco entendió que la ASI y el Partido Verde decidieran no presentar una fórmula de continuidad política y hayan decidido perder el partido (literal y metafóricamente) por dobleu (alguien que le explique a los extranjeros qué es perder por dobleu).
  13. Ganará seguramente la Gobernación el candidato del Partido Verde, no solo por elección sino por ausencia de contendores de peso, pues quien iba a ser su gran contendor, miembro del Partido Conservador y con muchas opciones de ganar, está en la cárcel por denuncias de parapolítica.  Quedará de segundo el del Partido Conservador, de tercero el de La U y de cuarto el del Polo, a quien mejor le iba en los debates.
  14. Y seguramente ganará la Alcaldía de Medellín el candidato del Partido Liberal, aunque haya sido un tanto impreciso y ¿soso? en la campaña. Y ganará, también, gracias al voto en contra, de gente que no quiere que vuelva a ganar quien esta vez quedará de segundo. Quedará de segundo el que se presenta por firmas, a pesar del rechazo de mucha gente a su forma de hacer política y de gobernar. Quedará de tercero el de La U, que es a quien mejor le fue en los debates, quien mayor conocimiento mostró de la ciudad y quien, por cierto, apoyó casi siempre, como Concejal, a los 2 últimos alcaldes, ambos de la ASI (y ahora al menos uno de ellos del Partido Verde porque dicen que el otro está más cerca de los liberales).

En fin, cierro citando a Verónica Velásquez con lo más parecido que encuentro a la campaña política (aunque lo de Verónica fue por nervios y lo de la campaña es por cálculos): “Yo creo que el hombre se complementa al hombre. Mujer con mujer, hombre con hombre. Y también mujer a hombre del mismo modo en el sentido contrario”.

13 comentarios

Archivado bajo Medellín, Política, Uncategorized

Las propuestas para Medellín

Faltan 7 meses para las elecciones locales y la gente pregunta por el programa de gobierno.  En mi plan de trabajo como precandidato a la Alcaldía de Medellín por el Partido Verde tengo 3 fechas claves para ese programa: 13 de abril, 1º de julio y 30 de octubre.  El 13 de abril presentaré al Partido Verde y a la comunidad la base de nuestras propuestas pues una precandidatura, además de ser una opción personal, es también un trabajo intenso y juicioso de equipo en el que llevamos varios meses.  El 1º de julio tendré el programa de gobierno que debo presentar cuando inscriba formalmente la candidatura, y ese programa recogerá la construcción colectiva de líneas, propuestas y prioridades para nuestra ciudad.  El 30 de octubre, la comunidad de Medellín decidirá si las propuestas y proyectos del Partido Verde son las que definirán el rumbo municipal entre 2012 y 2015.

Tres conceptos definen lo que será ese programa de gobierno: enfoque social, profundización y mejoramiento de los grandes logros que ya hemos conseguido y nuevas respuestas a los retos enormes que aún tenemos.

El enfoque social: Medellín necesita un acelerador para disminuir la brecha entre pobres y ricos.  Una ciudad con tanta gente en la pobreza no es una ciudad viable.  El modelo de ciudad que durante tantos años se construyó, en la que pocos hicieron grandes fortunas y en la que la mayoría, nacidos en Medellín o venidos por desplazamiento forzado o buscando oportunidades económicas, son pobres, es un modelo que por fortuna se ha venido cambiando: la erradicación de la pobreza tiene que ser nuestro mayor reto como sociedad.  Ese reto no es solo para el gobierno municipal: debe ser el reto del sector privado, de las universidades, de las ONG, de los centros de pensamiento, de los gremios, de la sociedad entera.  Inclusión, equidad y oportunidades deben ser las palabras que nos definan en el futuro cercano.  Es posible lograrlo.

La profundización y el mejoramiento de los grandes logros que hemos conseguido: En mi programa de gobierno, en el programa de gobierno del Partido Verde para la Alcaldía de Medellín, un énfasis lógico es continuar y mejorar todo lo bueno que se ha venido haciendo.  Lo hemos hecho, lo seguimos haciendo, lo debemos continuar haciendo. Medellín ha tenido importantes avances desde hace muchos años.  La Consejería Presidencial para Medellín, a principios de los años 90, sentó las bases para una buena parte de los logros recientes.  Las dos últimas alcaldías –con Sergio Fajardo y Alonso Salazar como alcaldes- han priorizado la educación como motor (locomotora dicen ahora, y suena bien) de la transformación de la ciudad.  Hacer de lo público una marca de calidad ha sido fundamental.  Medellín ya tenía esa marca de máxima calidad en sus servicios públicos y en sus vías. Ahora la educación pública, la cultura al acceso de la mayoría, los proyectos sociales de altísimas coberturas y de excelente calidad, el deporte y la recreación con las mejores unidades deportivas municipales y barriales del país, los parques como espacios de convivencia, muchas zonas peatonales en barrios estratégicos, y cada vez más el transporte público, tienen también esa marca de máxima calidad.  Y el manejo de los recursos públicos: Medellín, calificada hace solo 8 años como una de las 5 ciudades con mayor corrupción en Colombia (estudio de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio), hoy es una de las 5 ciudades con mejores índices de transparencia.  Lo público es también ahora garantía de confianza.  Y la confianza en lo público es uno de los mayores logros de las dos alcaldías desde 2004, de las que hice parte como Gerente del Centro, Secretario de Cultura Ciudadana, Secretario de Desarrollo Social y como miembro de algunas de las juntas directivas de entidades públicas y mixtas.

Nuevas respuestas a los retos que tenemos: el programa de gobierno que presentaré a la ciudadanía a nombre del Partido Verde aprovechará esa gran plataforma que ya tenemos, recogerá los planes sectoriales, los planes de desarrollo local, las políticas públicas construidas con participación de muchas personas y los proyectos necesarios analizados con diferentes sectores, para evidenciar que es posible avanzar a partir de lo ya avanzado, proponer nuevos retos, generar nuevas esperanzas y lograr que Medellín sea una ciudad más humana, una ciudad con mejor calidad de vida, una ciudad con mejor transporte público y mejor movilidad, una ciudad más amable para las personas que la recorren en cada barrio, una ciudad con más jardines infantiles, con mayores opciones para la juventud, una ciudad donde ser mujer no sea una barrera.  Una ciudad con un centro mejor, eje de la cultura y seguro.  Una ciudad más innovadora, con crecimiento real de la economía a partir de las alianzas público privadas y del encuentro total entre clusters y educación secundaria y superior.  Una ciudad más integrada al desarrollo metropolitano y de Antioquia pues nuestros problemas no se solucionarán solucionándolos solo en Medellín.  Una ciudad ejemplar y líder en Latinoamérica.

Hoy estamos, como ciudad, mejor preparados para emprender esos grandes retos.  Tenemos el deber de no dejar que se frene la transformación social, urbana, educativa y cultural de Medellín.  Tenemos que seguir logrando que la gestión pública sea garantía de tranquilidad en el manejo de los recursos. Tenemos que hacer de Medellín una causa común.  Ese es mi compromiso.  Eso es lo que le ofrezco al Partido Verde como precandidato.  Espero que el Partido Verde se decida pronto (¡pronto!) a convertir mi precandidatura en candidatura para seguir construyendo, con Ustedes, con mucha gente, este camino.

Jorge Melguizo

2 comentarios

Archivado bajo Medellín, Partido Verde, Política, Precandidatura, Programa de Gobierno, Uncategorized